domingo, 31 de agosto de 2008

Need for Speed Undercover


La saga estrella de la velocidad vuelve este otoño a las calles, con una estructura de misiones dentro de una historia propia de Hollywood.

Need for Speed se ha convertido con los años en uno de los puntales de Electronic Arts. Desde que la veteranísima saga revolucionase el mundo de los juegos de velocidad a finales de 2003, con el lanzamiento de Underground, los juegos “a lo tuning” se han convertido en habituales en el mundillo, aunque Need for Speed siempre ha mantenido su estatus de referente, o emblema, manteniendo siempre unos lanzamientos anuales que le han granjeado numerosas críticas, a las que EA ha respondido formando dos equipos para desarrollar el juego, contando cada uno con dos años para cada una de las entregas.

El primer fruto de esta nueva estrategia es Need for Speed: Undercover, todo un giro de 180 grados con respecto a la anterior entrega. En la Games Convention pudimos comprobar, en una larga presentación personal con el productor del juego , cómo esta entrega de la saga abandona las carreras tradicionales de ProStreet, que EA ha considerado públicamente “un error”, para volver a mostrarnos un mundo abierto donde tendremos que cumplir misiones y desafíos en una ciudad repleta de tráfico y, por supuesto, de policía.

Este mundo abierto está guiado por una historia con unos niveles de producción propios de Hollywood, pues no en vano las secuencias se han realizado en la Meca del cine y han contado con la participación de actores populares, destacando Maggie Q, que es también la imagen pública del juego. La historia cuenta cómo nuestro protagonista es reclutado por el FBI para introducirse de incógnito en bandas criminales, a las que prestará sus servicios como conductor experto, para poder llegar hasta el líder y capturarlo… sacándolo de la carretera en una persecución. A medida que nos infiltremos más y más en las organizaciones, mayor será nuestra peligrosidad para el grueso de la policía, que evidentemente no sabe que somos un agente doble; únicamente tenemos un enlace con el mundo real, que también participará en la historia.

Las persecuciones, una de las marcas de la casa de Need for Speed, vuelven en esta entrega por todo lo alto. No solo tendremos que perseguir a los jefes finales, sino que la policía nos buscará por la ciudad y habrá que huir de las sirenas a toda velocidad. Una de las características que más gusta a los fans vuelve, y no solo se usará para la policía sino que estará presente en numerosas misiones que englobarán no solo las clásicas carreras, tanto de vueltas como de sprints, y los desafíos de estilo y habilidad, sino otras misiones más complejas, más de acción, que naturalmente incluirán persecuciones.

1 comentario:

Julián dijo...

ombre ya era ora...buena entrada